El dispensador de gas natural comprimido de llenado rápido es un referente de seguridad y rendimiento

Para reducir el impacto medioambiental y disminuir los costes de combustible, muchos operadores de flotas están volviendo al gas natural como alternativa a la gasolina o el diésel. El gas natural ofrece una potencia y aceleración comparables y genera niveles inferiores de emisiones y partículas, a menudo a cambio de un coste notablemente inferior.

Un vehículo pesado alimentado por gas natural, como un camión recolector de basura o un autobús de pasajeros, produce hasta un 15 % menos de emisiones de gases invernadero y partículas dañinas que un modelo diésel estándar.

A la hora de llenar el tanque, el cambio a un vehículo propulsado por gas natural no provocará ningún tipo de interrupción a los conductores que reposten con un dispensador de gas natural comprimido (CNG) de Parker. La unidad puede rellenar rápidamente el depósito de combustible vacío de un coche de pasajeros pequeño, un camión pesado, un camión recolector de basura o un autobús de pasajeros. Muestra mediciones tradicionales como la cantidad de combustible y el coste, además de mediciones específicas del gas natural como el índice de flujo y la presión, lo cual constituye una experiencia para el usuario cómoda y familiar.

Diseñado con la seguridad como principal prioridad, el dispensador de CNG de Parker utiliza una serie de sensores de protección, acoplamientos de ruptura y desconexiones de mangueras para eliminar el riesgo de que se produzcan fallos de funcionamiento mecánicos o de los usuarios. El sistema conserva los estándares de calidad máximos para evitar que se produzcan fugas, minimizar el tiempo de inactividad y ofrecer un servicio constante y fiable.

Aproximadamente 500.000 vehículos de gas natural utilizan dispensadores de Parker a diario, un primer paso significativo hacia el futuro del transporte sostenible.